Sobre esta obra inspirada en El Libro de Urantia, nos dice el autor: Estas letras nacieron a raíz de una conversación mantenida con una antigua amiga mía cuya nieta se encontraba muy enferma. Esta persona estaba muy afligida y me comentó lo útil que sería reunir citas de The Urantia Book (El libro de Urantia) con un mensaje de consuelo y de ánimo, algo de pocas páginas que se pudiese llevar con facilidad al hospital en momentos como los que ella estaba viviendo. Espero pues que estas páginas den respuesta a su solicitud, siempre teniendo en cuenta que ninguna selección de citas puede hacer justicia al poder transformador de El libro de Urantia en su conjunto, cuya visión de Dios y de su relación con nosotros es inconmensurablemente más amplia, y ofrece mayor consuelo, que cualquier selección de citas. No hay nada que pueda sustituir a la lectura del libro mismo, y en particular los detalles referentes a la vida de Jesús, de cómo él consiguió enfrentarse a las mismas dificultades de la vida con las que nos enfrentamos nosotros. (Harry McMullan, III)