Los derechos de los animalesEl antecedente de la orangutana Sandra, a la que la jueza ElenaLiberatori le otorgó por primera vez en el mundo tutela legal.

“Las relaciones entre los hombres y los animales deberán cambiar”, dijo el filósofo francés Jacques Derrida. Dos noticias recientes podrían interpretarse bajo la perspectiva de este cambio: la Justicia de la Ciudad de Buenos Aires, a través del Ministerio Público Fiscal, en un fallo de primera instancia, inhabilitó para manejar por tres meses a un empresario de 80 años, que atropelló al paseador Martín Tonino y a su manada el pasado 31 de julio en el barrio de Belgrano y mató a tres de las perras: Mara, Greta y Berenjena. La justicia penal de La Plata elevó a juicio oral la causa en la que está procesado Arián González por el delito de “malos tratos y actos de crueldad contra los animales”. González pateó a Mía, la perra caniche toy de su exnovia. En el siglo XXI los animales empiezan a ser considerados sujetos de derecho.La primera en patear el tablero fue la abogada y jueza argentina Elena Liberatori, cuando en 2015 se convirtió en la primera jueza en el mundo en declarar como persona no humana a la orangutana Sandra y ordenó al zoológico deBuenos Aires que la liberase. Sandra está en el Center of Great Apes (Centro para Grandes Simios) en Florida (Estados Unidos) desde septiembre de 2019. Liberatori, que ha creado el Equipo Judicial Sandra, especializado en derecho animal, junto a María José Fernández, Noelia Villarino y María Guaimas, plantea a PáginaI12 que detrás de la pregunta sobre por qué reconocer derechos a los animales no humanos (ANH) está “la cosmovisión antropocéntricade les humanes blancos, capitalistas feudales como dice (Thomas) Piketty, los mismos que al decir del filósofo francés Montaigne en el siglo XVI se erigieron en el trono de la vida sin fundamentos científicos, aunque sí filosóficos, por ejemplo Descartes, para quien los animales no humanos eranmáquinas”.Liberatori advierte que las ciencias avanzan y que ahora “descubrimos” lo que siempre estuvo ahí.“En 2012, los científicos reunidos en Cambridge bajo el patrocinio de Stephen Hawking expresaron que existen evidencias de peso y convergentes que indican que losanimales no humanos tienen sintiencia; nuestras alegrías y nuestras tristezas también son sentidas por los ANH porque las estructuras anatómicas son iguales o parecidas”, agrega la jueza, una de las magistradas precursoras en el usodel lenguaje inclusivo en sus fallos. “Al igual que (Eugenio) Zaffaroni, tal como lo dice en su libro La Pachamama y el humano, nunca dudé de que los ANH no tuvieran ningún derecho solo por no ser como nosotres, aunque seamos tan animales como los ‘demás animales’, al decir de la senadora mexicana Jesusa Rodríguez”.La filósofa Mónica Cragnolini, docente en la Universidad deBuenos Aires, investigadora del Conicet y autora de Extraños animales: filosofía y animalidad en el pensar contemporáneo, analiza la cuestión de los animales como seres sintientes. “En el siglo XXI nadie tiene la menor duda de que los animales, las plantas y otras formas de lo vital que existen en estacomunidad de lo viviente en la que estamos son seres sintientes.

Un tribunal colombiano reconoció como sujeto de derecho al Río Atrato, la quinta biósfera con más diversidad del planeta.

“Científicos reunidos en Cambridge expresaronque existen evidencias de peso de que losanimales no humanos tienen sintiencia.”